Header Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

Mientras los casos de corrupción se politicen, no se avanzará en México, advierte académico

Dijo que también es tarea pendiente de los ciudadanos porque los sistemas anticorrupción son entes sin facultades con alcances inmediatos ni consolidados aún en la mayoría de las entidades del país

El combate a la corrupción en el país también es tarea pendiente de los ciudadanos porque de por sí los sistemas anticorrupción son entes que no tienen facultades con alcances inmediatos ni consolidados aún en la mayoría de las entidades del país y se deben entender las atribuciones de cada uno de los entes que integran estos sistemas.

Alfonso Hernández Valdez, coordinador de la especialidad en integridad pública y estrategias anticorrupción del ITESO, explicó que aunque los ciudadanos pueden pensar que las Fiscalías Anticorrupción deben tener todas las facultades para perseguir delitos o faltas administrativas graves, pero aunque sí tienen ciertas funciones, hay otras que se encuentran limitadas como la dependencia de muchas Fiscalías con la Fiscalía General del Estado.

Como ejemplo, el Comité de Participación Ciudadana tenía la facultad de proponer ante el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción los formatos de declaración patrimonial y de intereses y cuando eso estaba en marcha se veía la interacción con las demás entidades del Sistema, pero cuando concluyó ese proceso, el propio Comité ha tenido que ir buscando su lugar y haciendo camino.

Así, los Comités de Participación Ciudadana, a nivel nacional, ha tenido que ir buscando su lugar y hacerse de camino, porque las funciones son más de revisión o coadyuvar con otras instancias no tan claras como en el caso de Jalisco en donde sí se tienen funciones concretas, particularmente, la intervención en los nombramientos.

“La moraleja institucional es que se deben otorgar funciones más específicas a estas entidades, a los comités de participación ciudadana”, insistió.

En el caso de Jalisco, expuso que se deberá continuar con la línea de funciones específicas también en la propuesta de política pública no solo en los nombramientos y se debería iniciar a nivel nacional una discusión nacional sobre la reforma al sistema nacional anticorrupción porque ha tenido muchas dificultades en su arranque y en todos los estados se han tenido problemas, pero rescatar las buenas prácticas y evaluar los avances que se han tenido para poder tener un mejor control de la corrupción en el país.

“Realmente lo que necesitamos en este país y lo que todos quisiéramos, es que cuando surja un caso de corrupción o de posible conflicto de interés, es que la maquinaria institucional funcionará de manera autónoma e independiente más allá de de colores partidistas o de que el conflicto se generará al más alto nivel federal en el Ejecutivo o en cualquiera de los otros poderes, y que pudiéramos los ciudadanos tener claridad de que esos posibles casos de corrupción se lleven a buen término de acuerdo con los cauces institucionales y que la sociedad estuviera consciente de que justamente esas problemáticas tendrían la debida atención, pero nada de eso está pasando”.

Hernández Valdez lamentó que en México se politizan los casos de corrupción polarizando posturas sin salidas institucionales coherentes y apegadas a derecho con un curso de acción siguiendo la ley y las reglas y mientras no se consolide el sistema anticorrupción, se van a continuar las discusiones eternas que giran en discursos subjetivos de ataque o de posibles conflictos de interés.

Y ante esto, la conciencia social es lo que debe impulsar que se combata la corrupción y la participación social es lo que ayudará en la discusión nacional para poder establecer un compromiso, y es por eso que este jueves 17, a las 17:00 horas, se llevará a cabo un panel abierto al público, en donde participarán los fiscales anticorrupción del occidente del país por parte del ITESO.

“Se tiene una gran expectativa de ellas, pero cuando uno revisa la ley se da cuenta que tienen unas funciones relativamente acotadas en algunos estados, en otros no tantos y la mayoría dependen de las fiscalías generales y el diálogo es justamente para ello, para entender por qué son importantes, qué retos enfrentan y cuáles son los logros que han tenido y las limitaciones que tienen día a día”.