Header Ad

Categories

Most Popular

Iglesia La Luz del Mundo enaltece a su líder en festejos cargados de polémica

Con cantos y oraciones, la Iglesia La Luz del Mundo recibió este viernes a 58 delegaciones para el festejo de la “Santa Convocación” en la ciudad de Guadalajara, marcada por la polémica tras la detención en Estados Unidos de su líder, Naasón Joaquín García, acusado de 26 delitos. Por primera ocasión en sus 93 años de historia, esta congregación dio inicio en Jalisco a su festividad más importante sin la presencia de su “presidente internacional”.


No obstante, la figura de éste fue enaltecida en las oraciones de los fieles y en las casas que rodean al templo principal en la colonia Hermosa Provincia, repletas de pancartas o pintadas con la leyenda “Honorable” e “Inocente”. En las calles algunos comerciantes ofrecían biblias, cuadernos, fotografías y demás artículos con el nombre y la imagen del llamado “Apóstol de Jesucristo“. Naasón Joaquín, de 50 años, fue arrestado en junio pasado en el aeropuerto de Los Ángeles acusado de abuso sexual, pornografía infantil y trata de personas entre otros delitos, luego de que cuatro mujeres, entre ellas tres menores, realizaron acusaciones en su contra.


A la ceremonia de este viernes, realizada en la sede principal de la iglesia, no asistieron autoridades de gobierno como en otros años. Ello debido a que la congregación decidió darle un enfoque “religioso” y privilegiar la oración sobre los discursos políticos, por lo que no extendieron invitaciones a ningún funcionario estatal o nacional, aseguraron fuentes de La Luz del Mundo. Los pastores Daniel Núñez y Silverio Coronado fueron los encargados de dirigir los discursos, junto a ellos permaneció vacía la silla y el oratorio donde su líder encabezaba las oraciones. Los pastores fueron elegidos por Joaquín “por su don y su gracia” para llevar la oración, pero no serán sus sustitutos al frente de la congregación, dijeron a Efe fuentes de la Iglesia. Núñez pidió una oración para que Dios siga “dándole salud, fortaleza y bienestar” a su líder, a su esposa y su familia. En los discursos los pastores defendieron “la unidad” de su iglesia y que su pastor “es un hombre de fe”.