Header Ad

Categories

Most Popular

Estudiantes llevan ciencia a zonas marginadas; convirtieron una combi en laboratorio

A bordo de una combi, el universitario Cristóbal Miguel García acerca ciencia a zonas de alta marginación del país.

El pasante de la licenciatura en Física y alumno de Matemáticas de la UNAM y un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias adaptaron aparatos y equipos científicos para montar un laboratorio móvil a bordo de una emblemática camioneta germana Kombinationsfahrzeug azul, modelo 1992.

Y ahora llevan a esos lugares remotos, de difícil acceso, la Combi de la Ciencia. A.C, vehículo con el cual acercan el conocimiento y detonan en los pobladores el gusto e interés por la ciencia.

Hace una década, Cristóbal salió de su pueblo natal, con el objetivo de forjarse como científico. Este verano volverá al sitio con el proyecto que forma parte de su servicio social como físico, realizado en el Museo de la Luz de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la UNAM.

Uno de sus objetivos es que se motive a los universitarios a compartir algo de lo que saben, en comunidades con alta marginación. 

La Combi de la Ciencia es su iniciativa lograda “a punta de coperacha”, y será, tras el término de su servicio social, un proyecto extramuros que “no quedará ahí, como una llamarada de petate, como decimos en mi pueblo”, aseguró Cristóbal.

El joven universitario amante de la ciencia ha sido aceptado para realizar un posgrado en la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza, donde participará en el futuro Colisionador Circular Lepton, que medirá 100 kilómetros de diámetro y “será la máquina más grande que la humanidad haya construido jamás”.

El financiamiento para su estancia provendría de la organización internacional Fundación Marie Curie.