Header Ad

Categories

Acusan a Monreal de ensuciar proceso interno del Grupo Parlamentario

Morena deberá elegir de nuevo a su candidato a presidir el Senado mexicano, donde tiene mayoría, después del recurso interpuesto por el presidente saliente de la cámara, Martí Batres.

La Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena dio este jueves la razón a Batres al considerar irregular la votación en la que se acordó sustituirlo por la senadora Mónica Fernández.

El pasado 19 de agosto, los senadores del Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, decidieron en una polémica votación sustituir al actual presidente del Senado mexicano, Martí Batres, por la legisladora Mónica Fernández, también de Morena.

En un referendo interno, 33 senadores optaron por un cambio al frente de la cámara alta, mientras que 29 decidieron mantener al morenista Batres al frente y dos emitieron votos nulos.

Batres anunció entonces que no reconocía el resultado porque el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, permitió la participación en la votación de senadores del Partido Encuentro Social y no del Partido del Trabajo, ambos aliados de Morena.

En rueda de prensa este jueves, Batres calificó esta resolución favorable como una «victoria moral», aunque descartó postularse de nuevo para presidir el Senado, donde Morena y sus aliados ostentan la mayoría parlamentaria.

El líder de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, tachado de «político faccioso» por parte de Batres, rechazó acudir como testimonio ante la comisión que estudió el caso.

El día de la polémica votación, Monreal, quien apoyó la candidatura de Mónica Fernández, dijo que la elección había sido «ejemplar» y aseveró que «las descalificaciones son injustas».