Header Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

Urgen médicos en la montaña

Son las 12 de la tarde del sábado, afuera del Hospital Básico Comunitario, en la cabecera municipal de Tlacoapa, en la Montaña de Guerrero. Una familia está esperando a su paciente; una mujer que a las cinco de la mañana parió. La mujer fue atendida por un médico general. No tuvo complicaciones, pero si hubiera tenido, en el hospital, como en varios de la región, no cuentan con el personal para atender una emergencia. No hay pediatras, ginecólogos, cirujanos, anestesiólogos ni médicos internistas. Si hay una emergencia, afuera hay dos ambulancias para trasladar a los pacientes al hospital más cercano; al general de Tlapa, a tres horas y media de camino. Esta situación no sorprende en Tlacoapa ni en ningún municipio de la Montaña; es algo común. El exjefe de la Jurisdicción Sanitaria en esta región, Marcelino Milán Rosete, explica que en los últimos 15 años en los ocho hospitales básicos comunitarios (Tlacoapa, Malinaltepec, Alcozauca, Acatepec, Zapotitlán Tablas, Olinalá, Huamuxtitlán y Xochihuahuetlán) no ha habido ningún especialista. Milán Rosete dejó de ser el jefe de la jurisdicción apenas en diciembre pasado y asegura que, aunque en los ocho hospitales estuvieran los especialistas, en este momento su atención sería limitada, pues sólo tres cuentan con el equipamiento, pero además, en todos ellos la falta de medicamentos es permanente. «Si vienen los cubanos [que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador] que bueno, pero en las condiciones que están los hospitales, no podrán dar consultas básicas», afirma. Por separado, el médico cirujano y maestro en Salud Pública, Juan Manuel Carreón, explica que en el año 2000, la Secretaría de Salud federal implementó un programa de ampliación de servicios de salud en Guerrero. Carreón recuerda que en ese entonces el gobierno de México solicitó un préstamo al Banco Mundial (BM) para la construcción de 14 hospitales básicos comunitarios en las regiones más marginadas. Además de la construcción de los hospitales, el programa cubría el equipamiento y la contratación de médicos generales y especialistas para esos lugares. A estos hospitales llegaron los especialistas. El compromiso era que se quedaran por lo menos 10 años, hasta que se formaran nuevos que los pudieran sustituir. Sin embargo, detalla el médico cirujano, apenas pasaron unos cuatro años y los especialistas comenzaron a bajar a hospitales de las ciudades, abandonando la Montaña. Esto fue, asegura Carreón, por la corrupción en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTS), que por compromisos políticos, amiguismos o por dinero, comisionó a muchos de estos especialistas a las ciudades y no a los sitios marginados. «El problema de que los haya comisionado es que los especialistas están en las ciudades y sus plazas, adscritas en los lugares marginados. Las plazas ahí están, pero los médicos no, ese es el problema», lamenta Carreón.

Tlacoapa es un municipio pobre. Para llegar hasta ahí hay que recorrer un camino terregoso, estrecho y serpenteante. La cabecera no es más de una calle con algunas casas, una cancha multiusos, el comedor comunitario, el Ayuntamiento y el nuevo hospital. No hay más. La Secretaría de Bienestar indica que en Tlacoapa hay 10 mil 92 habitantes, de los cuales, 9 mil 600 están en condición de pobreza y de estos, unos 5 mil 201 en pobreza extrema.