Header Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

La miopía puede ser hereditaria

La miopía es una anomalía del ojo que produce una visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos, esta afección visual podría pasar desapercibida en los primeros años de vida a pesar de las implicaciones significativas para el niño que los padece. 

Aunque la mayoría de las veces los menores no usen lentes correctivos, un niño puede presentar miopía desde los cinco o seis años. Además, la propensión a la miopía hereditaria es superior a la de padres sin este padecimiento, tanto así que la probabilidad de desarrollar la enfermedad se duplica si papá y mamá tienen esta condición visual. 

Los errores refractivos se presentan principalmente en la edad escolar, etapa en la que los niños comienzan a realizar actividades como la lectura, escritura y el aprendizaje. Cuando estos problemas no son detectados a tiempo, pueden afectar el desarrollo social y académico del menor, presentando un bajo rendimiento en la escuela.

De ser detectado a temprana edad, puede corregirse fácilmente mediante el uso de lentes de armazón o de contacto. Algunos signos de alerta son:

  • Ojos rojos después de leer o escribir
  • Dolor de cabeza
  • Entrecerrar los ojos al enfocar
  • Acercar o alejar mucho los objetos para verlos

Si se detecta alguno de estos síntomas, se debe acudir con el optómetra para la realización de un examen visual completo, ya que su corrección mediante el uso de auxiliares visuales es uno de los tratamientos más sencillos y eficaces.