Header Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

Empleados de hotel estarían implicados en extorsión a enfermeros del IMSS

Luego de que personal de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México rescatara a 14 trabajadores de la salud que fueron víctimas de extorsión en hoteles ubicados en las inmediaciones de Tacubaya, en la alcaldía Miguel Hidalgo, la FGJ investiga un posible vínculo de los empleados de los establecimientos en los hechos. En un comunicado, la FGJ detalló que como resultado del trabajo de inteligencia de la Policía de Investigación (PDI), se ubicó en el penal de Altamira, Tamaulipas, el número telefónico utilizado por los probables extorsionadores, quienes realizaron llamadas a las víctimas y a sus familiares, para darles instrucciones y exigirles una cantidad de dinero a cambio de no hacerles daño. Detalló que tras las denuncias realizadas por los familiares y las declaraciones de los agraviados, el Ministerio Público de la Coordinación General de Delitos de Alto Impacto logró advertir que los probables extorsionadores “posiblemente utilizaron a algunas víctimas para dar instrucciones a los demás”.


Destacó que ninguna de los 14 trabajadores de la salud presentó alguna afectación de salud tras los hechos, además de que han recibido la asesoría jurídica necesaria, así como atención psicológica. De acuerdo con un reporte de Carlos Jiménez, se trató de 13 enfermeros que llegaron desde Monterrey para laborar en el Autódromo Hermanos Rodríguez, convertido en un hospital para atender casos de COVID-19, además de un soldado originario de Chiapas. El personal sanitario contó a personal de la Fiscalía capitalina que las llamadas iniciaron cerca de las 3:00 h del miércoles en una de las habitaciones del hotel Ambos Mundos. Aunque las personas que llamaban dijeron primero pertenecer al Cártel Jalisco Nueva Generación, posteriormente aseguraron que eran de La Unión Tepito. Los extorsionadores hicieron que todos los enfermeros salieran de sus habitaciones y se reunieran en una sola. Posteriormente, ordenaron que cinco de ellos se dirigieran a otro hotel llamado Bonn. Quien hacía las llamadas amenazaba con asesinar a las víctimas y a sus familiares. Horas después, un extorsionador comenzó a negociar con el personal sanitario.