Header Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

El reconocimiento facial triunfa en China, incluso en el supermercado

Los pagos con telefono móvil son muy avanzados en China, pero el reconocimiento facial, desplegado a nivel nacional, ha dejado atrás a otros sistemas como los códigos QR.

Esta tecnología ya se usa en China para comer en los restaurantes de comida rápida KFC, para encontrar a fugitivos entre la muchedumbre, localizar a personas que cruzan la calle fuera de los pasos de peatones o para desbloquear un ordenador.

También se usa a gran escala en la región de Xinjiang (noroeste), donde la población, mayoritariamente musulmana está bajo intensa vigilancia tras una serie de atentados.
Para pagar en un comercio, los consumidores tienen que suministrar una fotografía de su cara a su cuenta bancaria o a un sistema de pago móvil. Una vez en la tienda sólo tienen que presentarse ante un escáner especial.

Alipay, el líder chino del pago móvil, lidera este mercado con máquinas instaladas en cien ciudades del país.

La empresa ve un enorme potencial de crecimiento y prevé invertir en tres años unos 3.000 millones de yuanes (380 millones de euros) para mejorar su tecnología, llamada «Smile-to-Pay» («Sonría para pagar»).

Tencent, su competidor, que gestiona la aplicación de mensajería WeChat, con 600 millones de usuarios, presentó en agosto un nuevo terminal de pago llamado «Frog Pro».

En Tianjin, una gran ciudad a 120 kilómetros al sureste de Pekín, el supermercado IFuree, que funciona sin cajeras, también propone el reconocimiento facial.

Una cámara 3D escanea los rostros de las personas que entran en la tienda. En el momento de pagar, los clientes escanean ellos mismos sus artículos y luego vuelven a escanear su rostro. El precio queda de inmediato deducido de su cuenta bancaria.