Header Ad

Most Viewed

Categories

  • No hay categorías

Dormir temprano ayuda a los niños a mantener un peso saludable

Hay unas tasas altas de obesidad infantil, y muchos estudios han investigado factores del estilo de vida que podrían plantear una diferencia: los que aumentan el riesgo, y los que lo reducen. 

Más allá de la dieta, una falta de sueño se ha vinculado con el aumento de peso tanto en los adultos como en los niños, de forma que es importante que los niños duerman lo suficiente, incluso con los ocupados horarios que tienen tanto los adultos como los pequeños.

Como en general la hora de levantarse la determina la hora a la que comienza la escuela o la guardería, y no se puede alterar fácilmente, se necesita una hora más temprana para irse a la cama, con el objetivo de garantizar que los niños duerman lo que necesitan, según la investigación, publicada en la revista The Journal of Pediatrics.

Tras seguir a casi 1,000 niños desde el nacimiento hasta los 15 años, los investigadores encontraron que se debe comenzar a prestar atención al sueño en los años preescolares. Por ejemplo, los niños de 4 años que se dormían antes de las 8 p.m. reducían su riesgo de obesidad a la mitad, en comparación con los que se dormían después de las 9 p.m. Esta sencilla modificación del estilo de vida puede hacer una diferencia en la salud de toda la vida.

 Desde la infancia hasta los 12 meses: de 12 a 16 horas, incluyendo las siestas De 1 a 2 años: de 11 a 14 horas, incluyendo las siestas De 3 a 5 años: de 10 a 13 horas, incluyendo las siestas De 6 a 12 años: de 9 a 12 horas De 13 a 18 años: de 8 a 10 horas