Categories

Most Popular

Menores policías, una seria realidad en el estado mexicano de Guerrero

En manos de niños y adolescentes las armas y los fusiles normalmente son de mentira y sirven para jugar. No así en la comunidad de Alcozacán, en el municipio de Chilapa de Álvarez del estado de Guerrero, donde ahora los menores se han armado para proteger la comunidad. Con armas bajo custodia, uniformados con una camiseta de la Policía comunitaria, cubiertos del rostro y un miedo que se refleja en su mirada, los menores se encargan de la seguridad, junto con los adultos, en su pueblo. En los últimos días el nombre de la comunidad de Alcozacán ha dado la vuelta al mundo luego de que niños entre 8 y 14 años fueron presentados a mitad de la semana pasada como policías comunitarios.


Para combatir a grupos violentos que azotan a su comunidad y a otras de la región, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores ha “reclutado y entrenado”, si caben los términos, a los menores para que ayuden en labores de seguridad. Días antes de que presentaran a los menores como policías comunitarios, un grupo armado acabó con la vida de diez músicos indígenas en esa misma región. El municipio, conocido como la Puerta de la Montaña, se caracteriza por su población de artesanos, además de ser un pueblo de usos y costumbres, donde la CRAC-PF es considerada la Policía y la autoridad del lugar, así como de otras 16 comunidades nahuas, pero ahora ha saltado a la fama por sus ‘niños policías‘.
Ante la creciente repetición de hechos violentos en la región, a la CRAC-PF no le ha quedado otra opción que “enlistar” a los menores. Si para los adultos de la comunidad ser parte de la Policía comunitaria es motivo de orgullo, para los pequeños es una enorme responsabilidad y al mismo tiempo una posibilidad de superviviencia, ya que la única opción que tienen es integrarse a la Policía para defenderse y defender a su pueblo de grupos violentos. Jaime, un niño de 13 años que hace tres meses comenzó con los entrenamientos junto con sus hermanos, pretende proteger su territorio y a pesar de su corta edad, se expresa con cierta madurez al valorar su vida. Según un informe de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) dado a conocer a inicios de enero, en México mueren al día en promedio 3.6 niños y adolescentes por causas vinculadas a la violencia. En su informe anual 2019 “Infancia y Adolescencia en México, entre la invisibilidad y violencia”, la Red publicó que desde el año 2000 y al cierre de 2019 la violencia ha alcanzado a cerca de 21 mil niños y jóvenes víctimas de homicidio doloso y más de 7 mil casos de niños desaparecidos.